Más de 460 personas asistieron a las primeras visitas guiadas del programa: Obrim les portes de la Vall

El pasado fin de semana arrancó con mucha fuerza el programa “Obrim les Portes de la Vall” 2009 con las poblaciones de Ontinyent y Agullent.

Le programa se inició con la actividad de La ruta por el río Clariano de Ontinyent. Más de 300 personas participaron y tuvieron la oportunidad de visitar no solo los recursos naturales y paisajísticos, sino también los de interés etnográfico y arquitectónico.

La ruta transcurrió por el tramo urbano del río Clariano bordeando el barrio medieval de la Vila. Se trataba de un recorrido por la historia del río, sus usos y aprovechamientos, las riadas y avenidas que han sucedido, la evolución que ha tenido la vegetación de la ribera y como ha estado un recurso tradicionalmente empleado en varios usos: medicinales, culinarios, artesanos, industriales, … fiel reflejo de cada época y cada sociedad. La ruta finalizó con una visita al Molí Descalç y con una suculenta degustación de coca de embutidos y vino de Ontinyent.

A la ruta acudieron el presidente de la Mancomunitat, Filiberto Tortosa, y la Concejala de Turismo del Ayuntamiento de Ontinyent. Tortosa, ha mostrado su satisfacción por la alta participación en esta ruta y ha señalado que “la potenciación de la marca turística de la Vall d’Albaida, la mejora del posicionamiento de la Vall d’Albaida como destino turístico de interior, dar a conocer el patrimonio historicoartístico y monumental de las poblaciones de la comarca , y generar un turismo de interior accesible a todos, son los objetivos marcados desde la Mancomunitat”.

En lo concerniente al municipio de Agullent, las autoridades municipales recibieron a todos los visitantes provenientes de las comarcas vecinas. La actividad programada allí también fue un éxito rotundo, ya que unas 160 personas fueron acogidas a la población para descubrir la ruta cultural del s.XV al XX. La visita guiada transcurrió por el núcleo urbano, las fachadas modernistas, el Molí Fariner del s. XV, la iglesia de Sant Bertomeu (s. XV-XVIII), la alberca, la Font Jordana, y la ermita de Sant Vicent Ferrer (s. XVIII) donde finalizó la ruta con una degustación de embutidos y vino de Agullent.

Finalizado el primer fin de semana del programa “Obrim les Portes de la Vall”, la organización ha manifestado una “gran satisfacción tanto por el público asistente como por la aceptación de la tarjeta turística”, Filiberto Tortosa, ha querido animar a la gente “para que continúen gozando de estas visitas guiadas llenas de cultura, historia y tradiciones”.