El diputado de Cultura, Xavier Rius; el director del Museu Valencià d’Etnologia, Francesc Tamarit; y el presidente de la Associació d’Estudis Fallers, Jesús Peris, han presentado en rueda de prensa la nueva exposición del Museu d’Etnologia: ‘La República de les Falles 1932-1936’. Esta muestra, que se inaugurará esta tarde a las 19.30 horas, reflexiona y analiza el crecimiento que las Fallas experimentaron durante la II República, años de intensos cambios vividos al mismo ritmo que el resto de la sociedad, en los que las Fallas son percibidas como una fiesta urbana y moderna, como una vivencia y una puesta en escena de la identidad valenciana.

El diputado de Cultura, Xavier Rius, ha destacado que “la República implica, para las Fallas, la introducción de numerosos cambios, como la aparición de las comisiones falleras, así como del Comité Faller; o la consolidación de la fiesta en el Cap i Casal y la extensión por todo el territorio valenciano”. Rius ha querido relacionar ‘La República de les Falles’ con la exposición ‘La modernitat republicana a València’, que se exhibió en el MuVIM en 2016, porque ambas “muestran el estallido cultural de la ciudad de València en la República”. El diputado de Cultura ha acabado su intervención agradeciendo su esfuerzo “a los trabajadores y trabajadoras del Museu Valencià d’Etnologia, a la Associación d’Estudis Fallers y a todas las personas e instituciones que han colaborado en la producción de esta muestra”.

Por otra parte, Francesc Tamarit, director del Museu Valencià d’Etnologia, ha incidido en el hecho que ‘La República de les Falles 1932-1936’ “es una exposición conceptualmente importante, en la cual han participado numerosas personas e instituciones y que muestra los cambios y las transformaciones que vivió la fiesta fallera en la II República, unos cambios que al mismo tiempo se estaban viviendo en la sociedad valenciana”. Tamarit ha destacado entre las transformaciones “la importancia que empiezan a tener las mujeres, no sólo en la representación, sino también en la gestión, ya que es el momento en que empiezan a aparecer las primeras presidentas de falla”.

Por último, Jesús Peris, presidente de la Associación d’Estudis Fallers, ha destacado de las fallas republicanas que eran “una fiesta moderna y poderosamente contemporánea en la crítica social, en la estética y en la interacción con el resto de factores sociales y culturales, además de ser un elemento identitario y socializador muy potente”. Por lo que respecta a la exposición, Peris ha explicado que “es una muestra fundamentalmente reflexiva que trata de hacer un estudio del periodo republicano, centrándose en la expansión que vivió la fiesta, la modernidad que la caracterizaba y su factor popular y urbano”.