La higiene de los ojos, una tarea muy importante y que casi nadie practica

2338

No somos conscientes de ello, apenas nos percatamos, pero los ojos están constantemente expuestos a factores externos y entran en contacto con agentes ambientales potencialmente nocivos. Ante ello la única protección que ofrece nuestro cuerpo, son los párpados y en menor medida las pestañas. Sin embargo, estas medidas de protección que posee el cuerpo humano no son suficientes, los ojos son una zona muy sensible y requieren de más cuidados.

Para una limpieza de ojos sencilla, con un lavado de cara es suficiente, pero para aquellos con pieles grasas o con tendencia a formación de incrustaciones o escamitas, es muy recomendable una limpieza a diario de la parte exterior del ojo.

Tienen que tener especialmente cuidado las personas que se maquillan, ya que los residuos de maquillaje pueden alterar la piel, provocar irritaciones y entrar en el ojo durante la noche. Por eso es crucial lavar los ojos maquillados con mucho cuidado y precisión. Para ello hay que tener en cuenta la dirección a la raíz de la nariz. Si se frota en sentido opuesto, el párpado inferior puede separarse ligeramente del globo ocular, pudiendo entrar partículas depositadas en el borde palpebral, la cuales son capaces de dañar la córnea.

Para realizar una limpieza de forma correcta, existen unas toallitas para la higiene ocular, por ejemplo las toallitas Thea, especiales para la limpieza de párpados. Este tipo de toallitas, individuales y estériles, normalmente van impregnadas de ingredientes naturales, que calman y refrescan la piel alrededor del ojo.

Además las toallitas no son sólo para limpiar, también son útiles, para ojos cansados, secos o que han pasado largas horas delante de una pantalla de ordenador, estas toallitas aportan humedad y alivio en los ojos.

Para limpiarse los ojos también existe otra alternativa, los baños oculares, soluciones para el enjuague de los ojos que se aplican de forma sencilla con una “bañerita” de pequeñas dimensiones. Los resultados de estos baños son también buenos, arrastrando posible polvo o polen de los ojos y dejando una sensación refrescante.

Por último, cuidado con los remedios de la abuela en los ojos. Por ejemplo la muy conocida infusión de manzanilla, famosa por su efecto calmante en los ojos. Sin embargo, puede provocar reacciones alérgicas debido al polen de la flor de la manzanilla.

Por eso, en referencia a la higiene de los ojos, lo mejor es usar productos específicos recetados.

WhatsApp Portal de Xàtiva