El Servicio de Urgencias y la Unidad de Corta Estancia de Urgencias del Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva han renovado la certificación de calidad según la norma internacional ISO 9001:2015. Este certificado afecta a la prestación de la asistencia en el área de clasificación, consultas generales, reanimación y atención al paciente crítico, unidad de observación así como a la de hospitalización de corta estancia, dependiente del propio servicio de Urgencias Hospitalarias.

Desde este Servicio de Urgencias se ha manifestado que “es imprescindible apostar por unos Servicios de Urgencias jerarquizados, modernos, de calidad y eficientes, con Unidades de Corta Estancia integradas tanto jerárquica como funcionalmente, comprometidos con la sostenibilidad del sistema, adaptando los recursos materiales y humanos a la demanda”.

También se ha destacado como “imprescindible, el compromiso de los profesionales con la gestión para dar el mejor servicio a la población dependiente de este centro” y que esta recertificación es “el reconocimiento al modelo de urgencias por el que apostamos y al gran trabajo e implicación de todos sus profesionales”. Este Servicio reconoce que esta nueva recertificación pone de manifiesto que “los Servicios de Urgencias son uno de los pilares fundamentales de la red sanitaria pública”.

El Servicio de Urgencias del Hospital Lluís Alcanyís registró el pasado año un total de 63.378 urgencias, 622 menos atenciones que en 2017 en números absolutos.

A lo largo de estos años tanto el Servicio de Urgencias como la Unidad de Corta Estancia han pilotado procesos como la informatización de la hoja de enfermería o la petición analítica urgente digital, y sigue apostando por la introducción de nuevas tecnologías y terapias como la ventilación mecánica no invasiva, la oxigenoterapia de alto flujo, la monitorización hemodinámica no invasiva, así como la ecografía clínica a pie de cama.

Este Servicio ha modificado también el mapa de procesos y ha diseñado un mapa de riesgos para conseguir una gestión más eficaz de los recursos y anticipación a posibles efectos adversos, dirigido todo ello a mejorar la eficiencia y calidad de la atención prestada, con un claro compromiso con la seguridad del paciente.