Segunda derrota en casa del RC Alzira (6-44)

Ernesto Sarrión

Pese a la derrota y por contradictorio que pueda parecer al aficionado por el resultado, el Alzira ha jugado su mejor partido defensivamente hablando, y no dio la sensación de descompensación entre delanteros y tres cuartos que venía ofreciendo desde el inicio de la liga. No se cometieron tantas torpezas en el juego defensivo, en cambio sí se cometieron algunas en ataque, recibiendo dos intercepciones -por exceso de ímpetu ofensivo por parte de Daniel Grindrod- que costaron al equipo catorce puntos que habrían dejado un marcador final de 6-30, más acorde con lo visto sobre el terreno de juego.
Además de las bajas por lesión ya conocidas, el Alzira presentaba para el partido de hoy otra relevante por su importancia estratégica, la del apertura y capitán Dani Vento, lesionado en el partido ante el CAU, sin que todo ello sirva de excusa ante la derrota. El Politécnico ha sido este domingo claramente superior.
El Alzira empezó el partido dominando en “melé”, como viene siendo habitual, pero muy pronto el Poli con una buena organización ofensiva y utilizando toda la anchura del campo, con Meles abiertas rápidas y desplazando el juego, obligó a los alcireños a defender en su campo, era cuestión de tiempo que los locales concedieran algún ensayo por las alas, y así fue, a los doce minutos los visitantes conseguían desbordar por banda derecha, consiguiendo un ensayo que sumado a un golpe de castigo anterior, ya ponía el marcador 0-8, aunque en el minuto siguiente Daniel Grindrod transformara otro golpe para el Alzira (3-8). Con la misma tónica fue transcurriendo el partido, la defensa alcireña no concedió penetraciones por el centro como sucediera en anteriores encuentros, pero unas veces por el buen juego desplegado por los visitantes, y otras por errores propios antes comentados, no logró evitar las entradas por bandas, por donde fueron cayendo todos los ensayos visitantes. Solo una ocasión clara de ensayo tuvo el Alzira, fue a la salida de una “touche” cerca de la línea de fondo. No hubo más opciones, solo otro golpe de castigo en el minuto cincuenta y cuatro -otra vez Grindrod- permitía sumar a los locales.
En conclusión, aunque paradójico, si nos atenemos a los resultados, el equipo ha dejado buen sabor de boca, y da la sensación de que va aprendiendo las lecciones que impone la categoría.
Formación inicial de RC Alzira: Tribaldos, Jordi (Beneyto 57′), Antoni Tolmos, Isma (Molina 68′), David González (Albelda 68′), Darío Ferrer (Richart 74′), Bruno (cap.), Ximo, Iñaki, Daniel Grindrod, Javier Vicent (Gea 40′), José Vicent, Fran, Rubén, David Pérez (Camarena 68′).