Valoración del empleo en la Costera, la Vall d’Albaida y la Canal de Navarrés

UGT reclama al nuevo Gobierno progresista que consolide la creación de empleo con más derechos

33

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de diciembre de 2019 en la Costera, se ha situado en 5022 personas, es decir, 143 parados registrados menos que en el mes anterior y 150 menos que en el 2018, lo que supone un descenso mensual del 2’77% y una reducción interanual del 2’90%.

En la Vall d’Albaida el paro registrado en diciembre de 2019 es de 5494 parados, es decir, hay 156 parados menos que en el mes anterior y 164 menos que en el 2018, es decir un descenso mensual de 2’76% y una reducción interanual de 1’99%.

En la Canal de Navarrés hay 991 parados registrados en el mes de diciembre de 2019, por tanto, hay 4 parados menos que en el mes de noviembre y reducción interanual de 7’12%.

En cuanto a la contratación, en La Vall d’Albaida se han registrado 2676 contratos este diciembre de 2019, lo que ha supuesto 139 contratos más que en el 2018 es decir un 5’48% de incremento interanual. Por géneros, 1154 han sido a mujeres (41’47%) y 1522 a hombres (56’88%). La contratación indefinida mensual de diciembre 2019 es de 289 contratos (10’80%) y la contratación temporal es de 2387 contratos lo que significa un 89’54%. Respecto el 2018, la indefinida aumenta en 49 contratos, es decir un 20’42% y la temporal aumenta en 90 contratos, un 3’92%. Los contratos a tiempo parcial son un 37% con respecto a los de jornada completa, un 63%.

En la Costera se han registrado 1186 contratos este diciembre de 2019, lo que ha supuesto 83 contratos menos que en el 2018 es decir un 6’54% de descenso interanual. Por géneros, 637 han sido a mujeres y 549 a hombres. La contratación indefinida mensual es de 96 contratos y la contratación temporal es de 1090 contratos lo que significa un 91’91% y la indefinida en 8’09%. Respecto al 2018, la indefinida disminuye en 42 contratos y la temporal disminuye en 41 contratos. Los contratos de diciembre 2019 han sido de jornada completa, un 53’37% y un 46’63% a tiempo parcial.

En la Canal de Navarrés se han registrado 575 contratos este diciembre de 2019, lo que ha supuesto 20 contratos menos que hace un año, es decir un 3’36% de disminución interanual. Por géneros, 319 han sido a mujeres y 256 a hombres. La contratación indefinida de este mes es de 31 contratos y la contratación temporal es de 544 contratos lo que significa un 94’61% y la indefinida en 5’39%. Respecto al 2018, la indefinida aumenta en 12 contratos. Respecto a la contratación por tipo de jornada en este mes, un 69’22 % ha sido a jornada completa y un 30’78 % a tiempo parcial.

Para Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT, diciembre es un mes típicamente favorable para las cifras de empleo, debido a que los sectores con un comportamiento estacionalmente positivo en este mes (sobre todo, servicios, por el tirón de la temporada de navidades en el comercio y la hostelería) aportan en general más empleo del que pierden otros sectores. No obstante, en términos interanuales se mantiene una evolución positiva del desempleo pero se reduce a la mínima expresión pasando de un disminución interanual en el 2018 del 10’43 % al 2’90% de este diciembre en la Costera, del 7’28% en el 2018 al 2’90% en la Vall d’Albaida y la única comarca que la evolución del desempleo es buena en términos generales es la Canal de Navarrés que pasa de una disminución del 1’93% en el 2018 a un 7’12% en el 2019.

Además para Roselló, el empleo creado (y buen parte del preexistente) sigue siendo de muy baja calidad, muy precario. En 2019, 9 de cada diez contratos fue de carácter temporal, y el 38’764% del total fue a tiempo parcial.

Todo ello hace necesario un marco de estabilidad política para poder llevar adelante políticas que contribuyan al estímulo del crecimiento económico y a la reducción de la desigualdad, así como servicios públicos de orientación y formación de calidad y permanentes que acompañen y formen a la población parada y ocupada y como no, la derogación de la reforma laboral que ha disparado la precariedad y ha incrementado las brechas de la población más vulnerable.
Roselló, considera que a pesar de la intensa campaña en contra que se vivió a principios del año pasado, la subida del SMI no ha tenido el impacto negativo que determinados interlocutores reiteradamente anunciaban. Aunque sea cierto que aún hay que esperar para tener datos específicos, no lo es menos que aquellos pronósticos que hablaban de “destrucción de empleo” han sido refutados por la realidad. Los salarios dignos son fuente de crecimiento para un país, y no al contrario. En ese sentido UGT recuerda su objetivo de que los salarios mínimos en convenio lleguen a los 1.000 euros. Necesitamos unas políticas que relancen la economía en equidad, estabilidad y reducción de desigualdades.