Som Valencians ha instado al Ayuntamiento de Xàtiva a que interceda para que se adopten las medidas de protección necesarias, como es el desvió de la acera, el marcaje del paso de peatones o el apuntalamiento de la antigua estación

Som Valencians Xàtiva ha denunciado el total abandono de la segunda estación en pie más antigua de España, una estación que fue inaugurada el 20 de Diciembre de 1854, y que, como han advertido algunos miembros de Som Valencians en la localidad de La Costera, “da realmente pena, ya que es un monumento arquitectónico y patrimonio de nuestro país, y está en ese estado lamentable de dejadez”.

Como apunte histórico aportado por Som Valencians, cabe reseñar que después de la llegada en 1854 del tren a Xàtiva, la terminal de la vieja estación estaba ubicada en un ramal que después se aprovecharía en parte para el tendido de la Línea de Xàtiva a Alcoy. El paso del tiempo, las modificaciones que sufrió la línea y la Segunda Guerra Carlista, hicieron que aquella primera estación fue destruida. Fue entonces cuando se decidió construir la nueva estación en el año 1875, cuando el ingeniero director de la AVT, Antonio Revenda, presentó los planos.

Las obras se completaron con la ampliación del camino, andenes de mercancías y los apartaderos del año 1878. Lo que sucedió después, aún está grabado en la retina de muchos ciudadanos de Xàtiva, como explican fuentes del partido: “Hace muchos años se planteó su derribo, pero, en un principio, parecía que la consecuencia de varios hechos sucedidos, como fue el 150 aniversario de la llegada del ferrocarril en Xàtiva en 2004, momento en el que varios expertos confirmaron que la estación de Xàtiva era la segunda más antigua de España, o aquel plan de Zapatero del Fondo Estatal de Inversión Local, sería su salvación. Lo cierto es que no fue así”.

Incluso, como recuerdan algunos ciudadanos del municipio, se llegó a presupuestar la inversión requerida, cifrándola en 745.416 euros, y se redactó el proyecto, o anteproyecto mejor dicho, de lo que debía albergar: un museo obra del arquitecto Javier Gironés. La estación tendría una superficie construida de 733,4 m2 y en el vestíbulo central se colocaría una gran locomotora antigua. “¿Qué ha pasado con todo esto? ¿qué ha ocurrido? ¿quién o quiénes son los responsables de que a día de hoy todavía siga en ese estado tal monumento de la historia de nuestro país? Los responsables han sido varios a lo largo de los años, pero actualmente, la pelota la tiene ADIF, entre otros, que es la propietaria de dicha estación”, exponen desde Som Valencians.

Por ello, Som Valencians Xàtiva ha instado al Ayuntamiento de Xàtiva a que interceda para que se adopten las medidas de protección necesarias, como es el desvió de la acera, el marcaje del paso de peatones o el apuntalamiento de la antigua estación. A su vez, los valencianistas exigen que el consistorio presente presiones a ADIF y al Ministerio de Fomento, para que “puedan rehabilitar un patrimonio de nuestra ciudad o, por lo menos, autoricen una intervención de urgencia, ante el peligro que presenta para peatones y conductores el peligro de derrumbe”.