Agentes de la Policía Nacional han detenido en Xátiva a un hombre de 45 años, de origen español, como presunto autor de los delitos de amenazas graves, resistencia y desobediencia a agente de la autoridad, tras amenazar de muerte a su vecina por su condición sexual y posteriormente a los agentes. El hombre se autolesionó tanto en el coche patrulla como en los calabozos.

Los hechos ocurrieron sobre las ocho de la mañana, cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron comisionados por la Sala del 091 para que se dirigieran a un domicilio de la localidad de Xativa donde al parecer se había producido una discusión entre vecinos.

Los policías se dirigieron al lugar donde se entrevistaron con una de las partes y averiguaron que uno de los vecinos del edificio había estado durante la noche haciendo ruido y al recriminarle esta acción por parte de la víctima, éste, al parecer, le amenazó con matarla haciendo alusión a su condición sexual.

La patrulla subió al piso para entrevistarse con la otra parte, sin conseguirlo ya que tras varios requerimientos para que abriera la puerta éste hizo caso omiso, por lo que los agentes informaron a la víctima de los trámites a seguir.

Posteriormente, cuarenta minutos más tarde la Sala del 091 volvió a recibir otra llamada, para que los agentes regresasen al lugar ya que una vez que la patrulla se había ido, el hombre le gritó a su vecina que la mataría si volvía a llamar a la policía y ésta temía salir de su casa. Los policías subieron de nuevo al domicilio del presunto autor de los hechos que esta vez, abrió la puerta y salió en actitud agresiva, negándose en todo momento a facilitar su documentación, llegando a decirles “no me da la gana daros mi documentación, conozco mis derechos y no podéis hacerme nada”

La patrulla intentó sin éxito que el hombre colaborara, y tras varios requerimientos, consiguieron cachearle, momento en el que comenzó a proferir insultos contra los policías, siendo detenido en ese instante como presunto autor de los delitos de amenazas graves, resistencia y desobediencia a agente de la autoridad.

Una vez en el calabozo volvió a amenazar a los agentes diciéndoles “putos policía, ya os cogeré en la calle uno por uno y os mataré, no tenéis cojones perros, no valéis una mierda” al mismo momento que se zafaba de los policías y golpeándose la cabeza contra la puerta de calabozos.

El detenido, con numerosos antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial.