Uno que se encontraba realizando funciones de custodia fue arrestado tras una persecución a pie por los campos

Las plantas estaban distribuidas en tres fases de crecimiento diferente

Numerosos caminos de difícil acceso para llegar a la plantación

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en Alzira una plantación de marihuana con 6.750 plantas que se encontraban distribuidas en tres fases de crecimiento diferentes, y han detenido a dos hombres como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

La investigación se inició a finales del año pasado al tener conocimiento los agentes de la posible existencia de una macro plantación de marihuana en el término de Alzira.

Difícil acceso

Practicadas las primeras gestiones, los investigadores averiguaron que la misma podría encontrarse en una zona de cultivos muy extensa con numerosos caminos de difícil acceso, y cuyo olor era percibido a varios kilómetros, dependiendo de la hora del día y de los vientos.

Continuando con las investigaciones, los agentes establecieron diversos dispositivos de vigilancia en los que comprobaron la existencia de un invernadero de grandes dimensiones, así como averiguaron la identidad de cuatro personas como supuestas responsables de la misma.

En el transcurso de uno de los dispositivos, cuando los policías se dirigían a la plantación sorprendieron a uno de los sospechosos, que estaba realizando labores de custodia, que al percatarse de su presencia emprendió la huida, siendo interceptado minutos después tras una breve persecución a pie por los campos y detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública.

Los agentes accedieron al invernadero y localizaron en su interior unas 6.750 plantas de, marihuana que se encontraban distribuidas en tres fases de crecimiento diferente; 1.250 eran plantones de unos 40 centímetros, 2.000 se encontraban en fase de floración de unos 160 centímetros y 3.500 plantas de marihuana en fase final de floración de unos 180 centímetros.

Finalmente, los policías detuvieron en su domicilio a otro de los responsables del invernadero y averiguaron que al parecer el fin de la producción a gran escala de marihuana era para su posterior venta en el extranjero.

Se continúan las investigaciones para la detención de otros implicados.

Los detenidos, uno de ellos con antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial, mientras el otro tras ser oído en declaración fue puesto en libertad no sin antes ser advertido de la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando para ello fuese requerido.