• El Museu de Prehistòria y el ayuntamiento de Moixent ofrecen un fin de semana de actividades programadas en el yacimiento íbero
  • La Bastida de las Alcusses constituye un hito en la historia de la arqueología valenciana y del Museo de Prehistoria de Valencia

La Bastida de les Alcusses celebra el XI aniversario de las jornadas de puertas abiertas que, bajo la denominación de “Viu un cap de setmana amb els ibers”, se desarrollan desde 2008.

El Museo de Prehistoria de la Diputación de Valencia ofrece en la Bastida de les Alcusses este sábado 22 de septiembre y el domingo 23, actividades lúdicas y didácticas, así como visitas guiadas en las que los visitantes podrán interactuar con personajes de la época y arqueólogos, así como descubrir cómo era la alimentación en época ibérica. Estas actividades tendrán horario de mañana y tarde el sábado y de mañana el domingo. El Ayuntamiento por su parte, ofrecerá varias actividades en Moixent durante todo el fin de semana, como la Iberfira, la ruta de la tapa i diferentes talleres.

La Bastida de les Alcusses de Moixent es un asentamiento ibérico al que se puede llegar por la carretera CV-652 desde Moixent en dirección a Fontanars dels Alforins. La entrada al yacimiento está en el kilómetro 10,5 y dispone de horarios para cada visita semanal.

En la visita al yacimiento, durante las jornadas, es importante recordar que el tipo de actividades programadas hace que el número de visitantes que podemos acoger sea limitado. Desde el Museu se recomienda que se elija el sábado para llevarla a cabo. El acceso al poblado se hará en autobús gratuito desde el aparcamiento, situado a los pies de la Bastida. Las últimas salidas son a las 12:45 del sábado y del domingo, y a las 17:45 el sábado por la tarde. Más información en www.museuprehistoriavalencia.es o www.moixent.es.

Ciudad amurallada en el siglo IV a.C.

Betlem de Xativa - Belén de Xàtiva

La Bastida de les Alcusses de Moixent fue en el siglo IV a.C. una ciudad amurallada situada en la parte alta de uno de los promontorios de la Serra Grossa, en un paraje de gran valor medioambiental y paisajístico.

Constituye un hito en la historia de la arqueología valenciana y del Museo de Prehistoria de Valencia, puesto que fue uno de los primeros yacimientos estudiados desde su fundación. Entre 1928 y 1931 su excavación dio lugar a hallazgos de gran impacto en la época, que permitieron dar carta de naturaleza a la hasta entonces poco conocida cultura ibérica. Destacan las extensas colecciones cerámicas y de metal expuestas en el Museo y la figura de bronce del Guerrero de Moixent. Un proyecto de investigación y gestión del uso público desde 1990 ha permitido continuar su estudio, así como consolidar y poner en valor amplios sectores excavados.