El empleo que se crea sigue siendo precario y de salarios bajos

22

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de noviembre de 2018 en la Costera, se ha situado en 5240 personas, es decir, 164 parados registrados menos que en el mes anterior y 669 menos que en el 2017, lo que supone un descenso mensual del 3’03% y una reducción interanual del 11’32%.
En la Vall d’Albaida el paro registrado en noviembre de 2018 es de 5773 parados, es decir, hay 249 parados menos que en el mes anterior y 572 menos que en el 2017, es decir un descenso mensual de 4’13% y una reducción interanual de 9’01%.

En la Canal de Navarrés hay 1093 parados registrados en el mes de noviembre de 2018, por tanto, hay 14 parados menos que en el mes de octubre y descenso interanual de 6’82%.

En cuanto a la contratación, en La Vall d’Albaida se han registrado 2977 contratos este noviembre de 2018, lo que ha supuesto 314 contratos más que en el 2017 es decir un 11’79% de aumento interanual. Por géneros, 1203 han sido a mujeres (40’41%) y 1774 a hombres (59’59%). La contratación indefinida mensual de noviembre 2018 es de 276 contratos (9’27%) y la contratación temporal es de 2700 contratos lo que significa un 90’70%. Respecto el 2017, la indefinida aumenta en 42 contratos, es decir un 17’95% y la temporal aumenta en 271 contratos, un 11’16%. Los contratos a tiempo parcial son un 33’59% con respecto a los de jornada completa, un 66’41%.

En la Costera se han registrado 1865 contratos este noviembre de 2018, lo que ha supuesto 177 contratos menos que en el 2017 es decir un 8’67% de descenso interanual. Por géneros, 1042 han sido a mujeres y 823 a hombres. La contratación indefinida mensual es de 259 contratos y la contratación temporal es de 1606 contratos lo que significa un 86’11% y la indefinida en 13’89%. Respecto al 2017, la indefinida aumenta en 72 contratos y la temporal disminuye en 249 contratos. Los contratos de noviembre 2018 han sido de jornada completa, un 51’31% y un 48’69% a tiempo parcial.

Betlem de Xativa - Belén de Xàtiva

En la Canal de Navarrés se han registrado 776 contratos este noviembre de 2018, lo que ha supuesto 301 contratos más que hace un año, es decir un 63’37% de incremento interanual. Por géneros, 388 han sido a mujeres y 388 a hombres. La contratación indefinida de este mes es de 48 contratos y la contratación temporal es de 728 contratos lo que significa un 93’81% y la indefinida en 6’19%. Respecto al 2017, la indefinida aumenta en 29 contratos. Respecto a la contratación por tipo de jornada en este mes, un 9’85% ha sido a jornada completa y un 30’15% a tiempo parcial.

Los datos del paro de estas comarcas siguen dependiendo de las campañas estacionales, en este caso de la campaña navideña. La campaña navideña viene marcada como siempre por la flexibilidad horaria y de jornada, así como un abuso de horas extras y salarios bajos, a las que recurren las empresas.

La mejora relativa del desempleo esconde una elevada precariedad y parcialidad debido al tipo de empleos que se están creando, fundamentalmente temporales y a tiempo parcial –la mayoría involuntarios-, con remuneraciones más bajas. De hecho, sólo un 10% aproximadamente de los contratos firmados en noviembre son indefinidos.

UGT insta al Gobierno a seguir avanzando con los interlocutores sociales para frenar el deterioro del mercado de trabajo, apostando por un empleo de calidad. Para ello, seria necesario desarrollar reformas laborales para garantizar un uso más extendido de la contratación estable y acabar con el exceso de horas extras, muchas de ellas no remuneradas y otras veces no declaradas, a través de la implantación del registro obligatorio de la jornada por parte de las empresas. Por otra parte, será necesaria una reforma del sistema de prestaciones que de una vez mejore la cobertura y la empleabilidad de las personas que más lo necesitan.

Para Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT PV, es importante apostar por unas políticas y una negociación colectiva entre sindicatos y empresarios que permitan crecer a la comarca a medio y largo plazo. Hay que inducir a un crecimiento más equilibrado, sostenible e integrador; generar más y mejor empleo, de calidad y con derechos; y elevar el bienestar y la calidad de vida de todos, con especial atención a la corrección de las desigualdades de todo tipo.