La iniciativa llegará este curso escolar a 6.000 alumnos y 150 centros de toda la provincia de València

El Consorcio Provincial de Bomberos de València (CPBV) ha arrancado esta semana su programa de prevención ‘Bombers a l’Escola’. Y lo hace volcándose con los colegios de los municipios afectados por el incendio forestal de Llutxent.
“En el primer trimestre del curso escolar 2018/19 apostamos para trasladarnos a los centros escolares de municipios como Quatretonda, Barx y Ador para sensibilizar a los niños de los peligros del fuego y que hacer en caso de emergencia. Iremos a las aulas para hablar de prevención”, ha anunciado el presidente del Consorcio, Josep Bort, durante la visita al colegio Taquígrafo Martí de Xàtiva, donde más de 40 alumnos de 5 y 6 de Primaria han recibido consejos de prevención.

‘Bombers a l’Escola’ espera llegar este año cerca de 6.000 alumnos de 150 colegios de toda la provincia de Valencia. “Este proyecto nació el año pasado y tuvo muy buen acogida. Superó todas las expectativas”, ha reconocido Bort. 

De hecho, el proyecto empezó sólo en algunas zonas y para este nuevo curso el Consorcio ha conseguido cubrir las 6 zonas que cubre, “así que iremos a colegios de toda la provincia para hablar de prevención a los niños, una tarea fundamental”, ha afirmado Bort en Xàtiva, donde ha sido acompañado por la regidora de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Xàtiva, Mariola Sanchis, y el inspector general de la Consejería de Educación, José Teófilo Blasco.

El curso pasado la iniciativa didáctica llegó además de 2.200 alumnos entre enero y junio de 54 colegios. El proyecto, que cuenta con la colaboración de la Consejería de Educación, se desarrolló, principalmente, en centros educativos de la zona V, que comprende las comarcas de la Ribera Alta, La Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d’Albaida.



‘BOMBEROS A L’ESCOLA

Betlem de Xativa - Belén de Xàtiva

El principal objetivo de ‘Bombers a l’Escola’ es potenciar la prevención entre los más pequeños. “Los niños y niñas son clave en la prevención y en la actuación frente a las emergencias. Además, ellos pueden hacer de transmisores a sus hogares explicando a sus padres, abuelos y germanos todo el que han aprendido durante nuestra visita”, ha apuntado el presidente del Consorcio.

Estas charlas están dirigidas a escolares de entre 8 y 12 años, de 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria.
Cada visita tiene una duración de una hora y media y en ella se imparte una Unidad Didáctica. El proyecto se apoya en material visual y un Decálogo Preveincendis.
“Pretendemos fomentar la prevención escolar y doméstica transmitiendo unas ideas sencillas para evitar accidentes. También desmentir conceptos erróneos, conocer el comportamiento de las llamas y el humo y como protegerse así como evitar accidentes con el gas, la cocina y los aparatos eléctricos”, ha detallado Bort, quienes ha recordado la importancia de saber utilizar los teléfonos al alcance para hacer una llamada de emergencia.

Este proyecto piloto se enmarca dentro de la campaña global ‘Cabeza, Corazón y Coraje’, que impulsa el Consorcio. Entre los consejos a tener en cuenta, los bomberos transmiten a los niños recomendaciones como que no echan agua en caso de que se queme la comida al fuego, o que si huelen a gas, abran las ventanas.