Características del PC para jugar a videojuegos

5152

La tecnología avanza sin cesar y cada año nos encontramos con mejor hardware y equipos más avanzados. El precio de estos productos suele ser muy elevado, pero las prestaciones son magníficas, las mejores para darle un uso óptimo a nuestro PC y jugar a videojuegos de la mejor manera posible.

Pero no siempre nos interesa jugar con todo a ultra o 4K, bien porque no nos llama la atención o porque no disponemos de la capacidad económica necesaria para afrontar un equipo así. Hay ordenadores de gama media para presupuestos más ajustados que permiten jugar a los grandes títulos y tener un equipo que rinda durante muchos años de forma eficiente. Incluso también a las principales novedades que llegarán en 2016.

Los componentes son importantes, por eso debemos saber que elegir para que la compra sea buena y no malgastemos nuestro dinero.

Procesador

Aquí podemos realizar una inversión mínima como una elevada. Hay muchas posibilidades pues los precios varían mucho. A veces no compensa la diferencia de dinero de una gama a otra por el rendimiento que dan. Para jugar este componente es importante pero no es uno de los más prioritarios.

Los principales fabricantes son Intel y AMD. El segundo suele ser más barato pero el primero tiene más variedad y ofrece mejores prestaciones. Los Pentium quedan ya un poco desfasados y la mínima opción para la actualidad dentro de los doble núcleo debería ser un i3 de 3,6 GHz con fuerza suficiente para hacer casi todo lo que quieras. Además al trabajar por separado su rendimiento es muy bueno. El pero es que los juegos modernos que requieren más no podrás ejecutarlos como Metal Gear Solid V.

Una opción para tener un rendimiento increíble sin gastar demasiado es un i5 4460 3,2 Ghz que se puede adquirir por 170€. Tiene una optimización espectacular y en ocasiones no tiene nada que envidiar a los i7 más simples. Sin duda una opción para varios años.

Los propios i7 son los más potentes de la familia Intel. De momento es recomendable el básico: el 5820K de 6 núcleos y 3,3 Ghz. No tiene nada que envidiar a sus mayores y la diferencia de precio no compensa si no vas a realizar SLI/Crossfire. Una alternativa más cara pero con una durabilidad para mucho tiempo.

Cuando se compra un procesador hay que tener en cuenta el disipador que trae de serie. La mayoría de veces no es adecuado ni óptimo, impidiendo un mejor rendimiento. Puedes cambiarlo por uno mejor ya que su precio no es muy elevado, en torno a los 20-25€.

Placa Base

Es la parte más simple del ordenador pero sin ella nada tendría sentido, el engranaje de todas las piezas. Es importante que la placa base tenga una gran fiabilidad y que no se deteriore con sencillez, permitiendo un buen uso incluso después de muchos años. Además ha de ser compatible con la CPU ya que cada procesador funciona con un conjunto de chipsets.

Lo mejor es siempre comprar marcas especializas y con renombre en el sector como Gigabyte, AsRock, ASUS o MSI. También consultar si la placa seleccionada es adecuada para el procesador y si tendrá espacio suficiente para futuras ampliaciones, pues no sería extraño tener que cambiar la tarjeta gráfica o incrementar la capacidad de memoria RAM. De lo contrario se tendría que comprar una placa nueva o buscar componentes adecuados para ella.

Memoria RAM

Se trata de uno de los componentes más baratos asique no hace falta escatimar por si se quiere buscar un presupuesto ajustado. 2GB es una opción inviable a día de hoy, incluso casi se queda corto como usuario. 4GB sería ir muy justito por lo que como mínimo lo recomendable son 8GB para ir holgado durante un tiempo y no tener problemas. 16GB sería la opción perfecta pero siempre puedes coger 8GB y ampliar más adelante.

Como fabricantes los más recomendados son G-Skill, Kingston y Corsair. El precio variará principalmente por el nivel de latencia ya que cuanto más bajo sea mejor al ser más rápidas. Aunque según que casos pasar de 9 a 7 es prácticamente inapreciable. Por lo tanto es mejor tener 16GB CL9 que 8Gb CL7.

Tarjeta gráfica

El componente más importante de nuestra configuración para jugar a videojuegos. AMD es una gran alternativa para los presupuestos ajustados, teniendo una gama baja muy buena junto algún modelo de la media. Pero a la cabeza está NVidia siendo la gran referencia y con unas prestaciones inmejorables en gama alta.

La calidad se paga y la tarjeta gráfica suele ser cara. Eso si, hay opciones económicas como la AMD R7 370 o NVidia GTX 750 Ti que varían entre 130-150€ según las versiones. Para jugar en baja calidad a juegos de los últimos años y de forma justita a algunos de los nuevos, aunque muchos serían implanteables.

Una gran opción sería una GTX 960 de 4GB a un precio rondando los 200€ la cual dará un gran rendimiento a altas calidades en juegos modernos y servirá para los próximos años. Su interfaz de memoria es de 128 bits alejada de las 256 bits pero no supone un gran inconveniente. No vale para el 4K como si hace su hermana mayor GTX 970, una de las mejores en relación calidad/precio. Su limitación son sus 3,5 GB rápidos junto a 0,5 GB lentos que pueden dar ciertos problemas en contadas situaciones.

Para los más exigentes está la GTX 980 de 6GB GDDR5 y memoria bus de 384 bits por 750€. Un precio no apto para todos los públicos pero una experiencia inigualable durante muchos años.

Otros componentes

Debes tener una fuente de calidad que permita un equipo de gran rendimiento para juegos. Como mínimo a de ser 80+ pero es recomendable una Gold para que el consumo sea apropiado y el PC no tenga problemas.

Además debes equipar tu PC con un disco SSD los cuales son más rápidos que los HDD convencionales pese a tener menos capacidad. Con él se cargará más rápido el Sistema Operativo así como los juegos que tengas guardados.

WhatsApp Portal de Xàtiva