Opinión: Macarthismo, Rogerismo, y Suñerismo

229

Grupo Municipal Partido Popular de Xàtiva

El “macarthismo” es un término que se utilizaba en referencia a acusaciones de deslealtad, subversión o traición a la patria, sin el debido respeto a un proceso legal justo donde no se respetaban los derechos del acusado, se originó en un episodio de la historia negra de los EEUU que se desarrolló en los años 50 durante el cual el senador Joseph McCarthy desencadenó un extendido proceso de delaciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos irregulares y listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas. Los sectores que se opusieron a los métodos irregulares e indiscriminados de McCarthy denunciaron el proceso como una “caza de brujas”.

En pleno 2017 y 61 años después, parece que esta situación se esta llevando de la misma forma en el Ayuntamiento de Xàtiva, donde es un “secreto a voces” el acoso y derribo que se esta realizando a trabajadores del Ayuntamiento, una autentica caza de brujas donde la mezquindad llega al nivel de humillación gratuita, donde se desplaza a los trabajadores de sus sitios de trabajo habituales, sacan plazas a concurso de trabajadores que están apunto de jubilarse y ni siquiera respetan que son gente con una edad muy difícil para volver a entrar en el mercado laboral.

Es también un secreto a voces que el “trabajador del ayuntamiento” que ellos creen un enemigo al “régimen” se encuentra como Josef K en el “proceso” del escritor Frank Kafka, en el relato, Josef K es arrestado una mañana por una razón que desconoce. Desde este momento, el protagonista se adentra en una pesadilla para defenderse de algo que nunca se sabe qué es y con argumentos aún menos concretos, tan solo para encontrar, una y otra vez, que las más altas instancias a las que pretende apelar no son sino las más humildes y limitadas, creándose así un clima de inaccesibilidad a la ‘justicia’ y a la ‘ley’.

Esta situación nos obliga a hacernos la pregunta de que derechos tienen los trabajadores del ayuntamiento que el Rogerismo y el Suñerismo ya ha juzgado y condenado. El ambiente es tan asfixiante entre los trabajadores que incluso se rumorea que existe una “lista negra” de toda la gente que piensan echar a la calle incluso con un orden de preferencia, sin ningún tipo de justificación.

2 Comentarios

Dejar respuesta